martes, 19 de septiembre de 2017

Siempre se van los buenos

Si algún politicucho de los de ahora se fijara un poquito en ti,en tu lucha, en tu trabajo por el pueblo, por mi pueblo, el mundo sería un poquito mejor.
Siete años sin ti. Aragón está, desde entonces, un poco más solo, más triste... Un beso al cielo para ti, mi querido Labordeta.