miércoles, 26 de agosto de 2015

Un verano diferente

Cuando a principios de este verano se me presentó la oportunidad de volver a trabajar durante dos meses en mi antigua empresa, tanto Raúl como yo lo tuvimos claro: lo haría. Pero había un problema. Yo vivo en Vigo y el trabajo era en Zaragoza. A 864 km de distancia. Nada más. Y nada menos.
Barajamos los pros y los contras. Las ventajas eran muchas y las desventajas se resumían en dos: separarme de mi nene y separarnos nosotros. Lo nuestro no iba a ser difícil ya que no es la primera vez que teníamos que hacerlo. Pero nunca lo había hecho de Hugo.  Y al final, lo hice.
Claro que no hubiera podido hacerlo sin un marido como el que tengo. Durante algunos días de julio, el niño iba a la guardería por la mañana y por la tarde estaba con Raúl.  No sé yo si me echarían mucho de menos… que si playa, parque, ir a comer helados…
A los pocos días vinieron los dos a Zaragoza y aprovechamos bien el tiempo. Incluso pude montarme un día libre y unirlo a otros dos para irnos a Torrevieja a ver a mis padres que tienen casa allí.  Eso sí,  volví yo sola en el tren y ellos se quedaron un tiempo más. Después volvieron a Vigo.  Yo, como cuando tenía unos cuantos años menos, llegué a Zaragoza y me fui directa a trabajar. Después de no dormir apenas y de un viaje de casi siete horas. Pero aguanté. Vaya que si lo hice. ¡Qué remedio!
Agosto ha sido más o menos parecido. Ellos vinieron a Zaragoza para el cumpleaños de Hugo, estuvieron unos días más por aquí y después nos bajamos otra vez al sur. Y yo, creyéndome joven otra vez, pues repetí experiencia de irme a trabajar nada más llegar.  Y hasta la una de la madrugada. ¡Qué sueño pasé!  Pero, ¡cómo me compenso!
Hugo se quedó en Torrevieja con mis padres.  Raúl volvió a Galicia. Por unos días. Ahora ya está otra vez en sur, ¡qué vaivén! Este fin de semana ya vienen los dos otra vez para estar conmigo. Y ya acabaré de trabajar…  Ha sido algo duro, pero no me arrepiento de nada. A pesar de que hay gente que no lo entienda, incluyendo al señor de los bolis, obvio…Pero ese no es mi problema…

Nosotros creo que podemos decir: prueba superada…