martes, 1 de septiembre de 2015

Preparando el regreso a casa

Todo acaba. También este verano tan extraño. Ahora toca el volver a casa. Me voy contenta. Satisfecha.
Puedo decir que volver a mi antiguo trabajo ha sido una buena experiencia.  Y a pesar de ser distinta sala me he sentido como en casa. Ha sido bonito coincidir con compañeros de toda la vida y con otros que, aunque los conocía, nunca había llegado a trabajar con ellos. Todos me han tratado muy bien y con todos he estado muy a gusto. Gracias, chic@s.
Aparte de ganar un buen dinero, que siempre viene bien, me he reído mucho y me lo he pasado genial cotilleando. ¡Cómo echaba de menos esos cotilleos entre compañeros! También me he enfadado y agobiado con clientes petardos, no todo iba a ser estupendo. Pero al ser solo dos meses no he tenido tiempo de agobiarme.
Raúl y Hugo están conmigo y mañana ya nos vamos. Estaremos un par de día por Segovia y tal vez vayamos al Escorial. Después a Vigo.
Ahora toca poner al día las cuentas de la empresa de Raúl y preparar el inicio del cole de Hugo. Muy justa voy. Como siempre. Espero encontrar el chándal y el mandilón que piden en el colegio… A nueve días de empezar el curso aún no los tengo…

¡Sí, soy un desastre!