domingo, 15 de noviembre de 2015

Yo no rezo por París

A principios de año todos éramos Charlie, ahora todos somos París. Pero casi nadie hemos sido Turquía o Tunez y mucho menos Nigeria.
No sé, supongo que la gente blanca, europea y cristiana tiene más valor que cualquier otra. Pues no, no es así. Todos somos iguales o deberíamos de serlo.
 Yo no voy a hacer una oración por París, más que nada porque no soy creyente. De lo cual me alegro cada día más.  Yo voy a pedir un deseo: que todo esto pare, tanto en Francia como en Nigeria. En Túnez. En Turquía.

En el mundo.