lunes, 23 de mayo de 2016

Confianza ciega

Para el círculo de escritores.


Como cada noche, cuando la luna asoma en el cielo, te cuelas en mi habitación. Tu transporte, mi pantalla de ordenador.
Como cada noche, depositas tu confianza en mí y, aún sin conocer mi rostro, no te detienes en entregarte a mí. 
Como cada noche, sientes como tu pasión crece cuanto te hablo de las caricias que mis manos anhelan trazar en tu piel. 
Como cada noche, beso cada partícula de tu cuerpo deteniéndome con deleite en tus grandes pechos, y acabo recorriendo con mi lengua tu humedad. 
Como cada noche, mi mano se introduce en mi entrepierna, mientras mi mente, loca, se llena de voluptuosas imágenes junto a ti. 
Y mañana, al llegar el día, como cada día, volveré a ser quien soy; tu mejor amiga; tu confidente, aquélla a la que le confiesas tus noches locas llenas de ardor y que avergonzada calla sin atreverse a mirarte a los ojos, y confesarte su amor.